Glup!: Un energético viaje al pasado, con tintes de lucha social

A pesar de las duras circunstancias por las que atraviesa nuestro país, Glup llevó a cabo su show, el cual dispuso de muchos elementos pero que dejó con gusto a poco. 

Club Blondie, 07 de noviembre de 2019. 

Una larga y ansiosa espera 

Desde que se anunció el concierto de Glup, todos estábamos expectantes por el regreso de la banda, tras 16 años de separación. Era un gran momento para volver a verlos en vivo, revivir viejos tiempos adolescentes y poder corear las canciones que alguna vez cantamos o dedicamos. 

El show estaba pronosticado para comenzar a las 20:00 hrs, dada las circunstancias del país. Todos los atrasos razonables en el comienzo de los conciertos son válidos, ya que hay muchos y diversos factores que tienen que ver con aspectos técnicos, y éstos deben estar perfectos para poder ejecutar un show. Sin embargo, este tiempo no fue razonable, puesto que fueron 50 minutos lo que tuvieron que esperar los fanáticos para poder ver a la banda entrar recién en el escenario, comenzando a las 20:50. En estos tiempos, esa demora es muy negativa.  

Emotivo, social y potente comienzo 

A penas la banda entró en el escenario, la fanaticada que colmó la Blondie, los recibió con una energía y bulla ensordecedora. Era el momento en el cual volverían el tiempo al pasado. 

Glup comenzó con un video introductorio, en donde mostraban todos los abusos de poder y violaciones a los derechos humanos que se están cometiendo en Chile actualmente. Un video que hizo mucho sentido y el cual hizo reaccionar inmediatamente al público, gritando en contra de las autoridades todo tipo de cosas. Realmente, hermoso lo que genera la música. 

Luego del video, la banda tomó los instrumentos y comenzó con una de las canciones icónicas de este movimiento actual, y que data de hace más de 30 años. Me refiero a “El Baile de los que Sobran”. Fue un momento muy emotivo, en el cual a ratos parecía que la Blondie se caía por el coro de la canción. 

Después de partir a tono con el contexto social, siguieron con sus temas propios, un par de clásicos que los elevaron a la fama en la década de los 2000s, como “Así es la Vida”. Los fanáticos reaccionaban eufóricos a las canciones, las cuales inmediatamente nos trasladaban al pasado, como si de una maquina del tiempo se tratase y volviéramos a ser adolescentes. Ciertamente, un paseo muy bello de recordar. 

Una batalla de clásicos 

Entre temas y temas de la agrupación, también hubo lugar para los covers, muy buenos, por cierto. Tocaron entre sus líneas a Lucybell, cuya canción “Cuando Respiro en tu Boca” les salió perfecta. Posteriormente, comenzaron con la batalla de clásicos, uno tras otro iban apareciendo y con cada canción más nos trasladábamos al pasado. Hicieron cover de Gufi, Tronic y hasta Blur apareció. Con los dos primeros la gente enloqueció, quebrando el hielo por completo y entregándole toda la energía a la banda, que respondía con la misma dosis de vuelta. Un vaivén de energía, fuerza y pasión generando un momento realmente potente. 

Con estos covers se generó algo muy admirable, sobre todo con Blur. La canción “Song 2” era coreada a todo pulmón, con frases puestas por la banda y que rápidamente prendió aún más al público. Se podía escuchar en el coro “Uf uf que calor, el guanaco por favor”, o “***palo Piñera” eran solo algunas frases que salían. Se podía sentir el espíritu de lucha también dentro del concierto, que como bien dijo la banda “esto es solo un descanso, un respiro de la contienda”. 

Después de los covers, volvieron a sus temas propios, en donde atravesaron canciones más románticas y fue el momento íntimo de la noche. Esto dio lugar para dirigirse al primer y único encore del concierto, cerrando la primera parte con la tan clásica y poderosa “Grado 3”, la cual generó un éxtasis colectivo. 

Correcto y concreto final 

Menos de cinco minutos pasaron para que la banda volviera al escenario y pudiera cerrar su jornada. Tocaron un cover más, perteneciente a la banda Supernova, cuyo sonido fue preciso y limpio. El vocalista Koko Stambuk se dió unos minutos al final para dedicarle unas palabras a los asistentes. Un discurso muy emocionante, en el cual daba las profundas gracias por estar presentes en el difícil contexto que estamos viviendo, e invitaba a la gente a no rendirse, seguir en la lucha para que el país cambiara de una vez por todas. Lo anterior, generó muchos aplausos, apoyo y gritos en contra de las autoridades. 

Cerraron con una de las canciones más icónicas, de las muchas que tienen, como lo es “Freebola”. Aquí la gente ya desatada comenzaba a saltar y cantar, despidiendo a la banda con la que muchos crecimos y que fueron parte de nuestra banda sonora adolescente. Fue tanto la energía liberada, que el bajista Rodrigo Stambuk se lanzó al público en un acto de lo más rockero. 

En el apartado técnico, no tuvieron errores de sonido audibles al menos. Sonaban bien, pulcros, con todos los instrumentos bien ecualizados. En dos ocasiones, perdieron levemente la sincronización en partes específicas de las canciones, pero que en general no molestó ni se notó mayormente. 

Fue un concierto potente y súper emotivo. Solo bastaron las canciones justas y precisas para prender a un público ansioso por disfrutar de este espectáculo. Sin embargo, siento que fue un show que dejó con gusto a poco, dado las circunstancias con las que se desarrolló todo. No fue un concierto larga duración como se anunció, ya que la banda solo se presentó una hora y 25 minutos. Si bien el setlist estuvo bien escogido, quizás habría sido bueno su dosis de más canciones propias de la agrupación. La demora al comienzo fue un factor negativo sin dudas, pero que la banda supo enfrentarlo y salir de la falla entregando un buen show. 

Glup fue una linda y potente maquina del tiempo, que entregó todos los clásicos y hits que los fanáticos podrían haber querido cantar desde hace mucho tiempo, y que sin dudas lo hicieron completamente. 

Revisa la galería de fotos a continuación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sé parte de nuestra comunidad